Fallecieron en el ring: Parte 2

Publicidad Random




La segunda parte sobre este tema.

Puedes ver la primera parte aquí




Brian Ong

La gran mancha en la carrera de The Great Khali es Brian Ong, un luchador que lamentablemente perdió la vida cuando tenía un combate de entrenamiento con el gigante ex campeón mundial pesado. Según lo que se supo tiempo después, mientras los dos entrenaban para el siguiente show de la empresa APW, Khali ejecutó un flapjack, movimiento que Ong no recibió bien y sumando a sus ya lesiones en la cabeza, terminaría falleciendo días después en un hospital.

Khali no fue culpado por el accidente ya que se comprobó que Ong tuvo más responsabilidad que él en la mala recepción del movimiento pero al que no le fue bien fue a la empresa, quién tuvo que pagar más de un millón de dólares por su negligencia de permitir que un luchador lesionado siguiera compitiendo como si nada.

“Iron” Mike DiBiase

“Iron” Mike DiBiase fue el padre adoptivo de “Million Dollar Man” Ted DiBiase y abuelo de Ted DiBiase Jr, una leyenda que compitió entre los años 50 y 60. En Lubbock, Texas, el 2 de julio de 1969 tuvo su último combate como luchador, no por decisión propia ya que esta noche terminaría su vida a los 45 años.

En ese combate se enfrentó a Man Mountain Mike y a Harley Race, una pelea que terminó con “Iron” sufriendo un ataque cardiaco, incidente que a pesar de la ayuda rápida que recibió, no pudo salvar su vida.




Plum Mariko

Otro caso donde lesiones previas jugaron un papel fundamental para acabar con la vida de un luchador, en este caso se trató de Plum Mariko, luchadora japonesa quién perdió su vida en 1997 luego de recibir mucho daño en su cabeza mientras tenía un combate contra  Mayumi Ozaki y Rieko Amano.

El movimiento fatal fue un Ligerbomb pero al igual que otros casos fue simplemente la gota que desencadenó todos los efectos dentro del cuerpo de Mariko que terminaron finalmente con su vida.

La muerte de Plum Mariko fue la primera dentro de un ring en Japón, situación que hizo tomar más conciencia en el tema de las lesiones en la cabeza y puso mano dura sobre aquellos promotores que no hacían nada para cuidar el bienestar de sus luchadores.

Wayne Van Dyke

La gente siempre lo recordará por su nombre indie, Richard Delicious, un luchador que nunca tuvo un paso importante por algún lugar grande pero lamentablemente se convirtió en otro mártir de este deporte cuando falleció sobre el ring a los 29 años.

Mientras realizaba un show para Ronin Pro Wrestling, Richard tuvo tres ataques cardiacos seguidos, el primero mientras luchaba, el segundo cuando le hacían maniobras de resucitación y el tercero cuando estaba en el hospital, su situación lo dejó tan mal que los médicos debieron inducirlo en coma para intentar salvarlo pero a las pocas horas no resistió más y terminó muriendo.

Eric Denis

Una muerte realmente trágica, no solo porque Eric Denis era un luchador experimentado en Canadá, sino porque dejó seis hijos. Con más de dos décadas luchando, nadie pensó que un tipo como él terminaría perdiendo su vida en un ring y más aún viendo que su presentación no tuvo algún movimiento mal ejecutado o alguna sobreexigencia, simplemente su corazón no quiso seguir latiendo.

Denis fue inmediatamente atendido por gente profesional y lamentablemente fue declarado muerto antes de llegar al hospital más cercano. Eric no solo es recordado por sus grandes actuaciones, además tiene un lugar especial en la gente que ama este deporte porque falleció en el ring mientras participaba en un show que buscaba reunir dinero para los pacientes con enfermedad de Crohn.




Siempre en la memoria.

Facebook Comments