InVasion 2001: La Cúspide de la Guerra de empresas




El 22 de Julio del 2001, el Gund Arena, de Cleveland, Ohio, fue testigo de un evento que quedó en la memoria de los fanáticos, y no necesariamente por ser un evento impresionante o por tener momentos emotivos inolvidables, sino porque representó el final absoluto de una guerra que llevaba varios años por la supremacía del entretenimiento deportivo.





Las razones que llevaron a “WWF InVasion 2001”, por cierto, son conocidas por la mayor parte de los fanáticos que vemos wrestling desde hace años, pero de todas formas se ha vuelto un recuerdo controversial, pues muchos seguidores de éste negocio (y me incluyo en ésta pasada) no estuvieron contentos con como se dio la historia.

Hagamos memoria de como se llegó a éste evento antes de ir a los resultados:

La Historia Previa

Inmersos en la guerra por la supremacía del rating conocida como “Monday Night Wars”, tanto la WWF como la WCW pusieron toda la carne en la parrilla, haciendo que el negocio de la Lucha Libre espectáculo viviera, probablemente, su mejor época entre los años 95 a 2001, principalmente porque en ese periodo los programas dejaron de ser una mera caricatura de personajes infantiles enfocados a un negocio para toda la familia (algo así como una “PG Era” más infantil todavía que hoy) y se transformaran en un show enfocado a un público más adulto, maduro y con un criterio mucho más formado.

En ese periodo, donde WCW dio el primer golpe con el nacimiento de NWO, la guerra en primer lugar se cargó a favor de la empresa de Ted Turner (dirigida por Eric Bischoff), quien fue el primero en apuntar al público adulto, dejando a la WWF relegada en el rating por la increíble cantidad de 84 semanas seguidas, y si a eso sumamos que la WCW le quitó varios luchadores de peso a la WWF, la empresa de Vince parecía perder terreno a pasos agigantados.

Para fines del 96′, se produce un giro en los acontecimientos, con el nacimiento de la “Attitude Era”, donde la WWF aplicó varios cambios a su show, volviéndolo más adulto, más agresivo (en parte, también, por la influencia que tuvieron de la pequeña pero pujante ECW), y naciendo el personaje del Jefe Maligno encarnado en Vince McMahon (todo ésto, tras la salida de Bret Hart, y el episodio del Montreal Screwjob) lo que, sumado al crecimiento de otras súper estrellas, llevó a la WWF a dar vuelta los ratings y comenzar a ganar la batalla contra la compañía enemiga.

Dar los detalles de toda la Monday Night War sería imposible en ésta columna, pero, para resumir, los resultados llevaron a que la WCW cayera en una crisis financiera que significó casi la quiebra, de la que ni Eric Bischoff, ni Ted Turner ni nadie la podía salvar.

El 2001, Vince McMahon, en una oportunidad que el mismo definió como “imposible de dejar pasar”, compró los derechos de la WCW en una cifra que, según los rumores, rondaba los 7 millones de dólares. La guerra terminaba fuera del show, ahora había que hacer que terminara dentro de los cuadriláteros.

El último WCW Monday Nitro y el desarrollo del storyline

El 26 de marzo del 2001 se emitió el último capítulo de WCW Monday Nitro, en un show llamado “La Noche de los Campeones” (hay quienes dicen hoy que el Evento Night of Champions, de WWE, que nació años después, fue pensado a partir de éste show final de WCW), en dicho show, se pusieron en juego todos los campeonatos que existían en WCW y, además, se presenció el último combate de Ric Flair contra Sting bajo contrato con WCW (aunque, en realidad, ya era oficialmente parte de la empresa WWF).
Pero lo más importante (al menos desde el ángulo de la WWF) fue la aparición de Shane McMahon quien, originalmente, iba a anunciar la compra de la empresa de Ted Turner por parte de su padre, Vince, pero al final del show, anunció que era el quien la compraba (kayfabe), dejando a su padre en ridículo y anunciándole que el manejaría los destinos de la WCW a partir de ahí.
La realidad señala que el objetivo inicial de los McMahon era continuar con la WCW como show, trasladando a los días sábado la transmisión y manteniendo a gran parte de sus luchadores (alrededor de 26 continuaron con la empresa tras la venta), sin embargo, el canal (TNN) rechazó el show y la idea quedó descartada.
Así, Vince decidió darle su propio espacio a WCW dentro de los shows de la WWF, Raw y SmackDown!, entregándole unos 20 minutos por programa para que sus luchadores se mostraran al público, pero ésta idea no dio los resultados esperados, pues en aquellos tiempos los fanáticos que solían ir a los shows de la WWF, como “fieles” a la empresa, consideraban a los luchadores de WCW como inferiores a los de la empresa de Vince, y solían abuchear sus peleas o gritarles “aburrido” y cosas por el estilo.
Dado lo anterior, Vince quería buscar una nueva forma de llevar ésta adquisición y, en principio, utilizó a los luchadores de WCW como “heels” que se dedicaban a intervenir y arruinar las luchas de los profesionales de WWF, pero la respuesta del público seguía siendo floja y los resultados no llegaban, por lo que el líder del imperio McMahon recurrió a un viejo conocido, Paul Heyman, quien por esos años manejaba la Extreme Championship Wrestling (ECW) y, acordando la compra de la empresa especialista en lucha violenta (que, además, ya se encontraba declarada en quiebra) sumó al roster a las estrellas de éste programa y decidió dar el giro a la historia, haciendo que naciera una nueva facción llamada “The Alliance” el 9 de junio de 2001.
 

The Alliance (o “La Alianza”) era la unión de las estrellas de WCW (que, siendo honestos, eran casi puros midcarders más Booker T y Diamond Dallas Page) con las de ECW, todos bajo el mando de Shane McMahon y su hermana, Stephanie, quien fue anunciada como la nueva dueña de la empresa de Paul Heyman. Así, la historia tomaba un giro que se centraba en la batalla de los hijos contra el padre por destruir su compañía y quedarse con todo.

Ésta nueva facción atacaba, interfería y desafiaba show tras show a los personajes de WWF, se manejó de tal forma que derivó en un PPV llamado “InVasion”, donde La Alianza enfrentaría a la WWF.

InVasion 2001 – El Show

El PPV representó el inicio “oficial” de las batallas entre los invasores y los dueños de casa, con variadas peleas que marcaron el inicio de un feudo que terminaría, de forma oficial, en Survivor Series ese mismo año.

El Show contó con los siguientes combates:

  • Edge & Christian (WWF) derrotaron a Lance Storm & Mike Awesome (The Alliance).
  • Earl Hebner (WWF) derrotó a Nick Patrick (The Alliance), con Mick Foley como árbitro especial. Después de la pelea, Foley aplicó el “Mandible Claw” a Patrick.
  • The APA (Faarooq & Bradshaw) (WWF) derrotaron a Sean O’Haire & Chuck Palumbo (The Alliance).
  • Billy Kidman (The Alliance) derrotó a X-Pac (WWF), acá hay que comentar algo importante, durante el evento, el público apoyó casi siempre a los luchadores de la WWF, salvo en éste combate, donde el personaje de X-Pac (que era heel) no era muy querido, la gente incluso aplaudió el triunfo de Kidman.
  • Raven (The Alliance) derrotó a William Regal (WWF).
  • Chris Kanyon, Shawn Stasiak & Hugh Morrus (The Alliance) derrotaron a Billy Gunn, The Big Show & Albert (WWF). Después de la pelea, The Big Show le aplicó dos “Chokeslams” a Morrus y Stasiak y un “Alley Oop” a Kanyon.
  • Tajiri (WWF) derrotó a Tazz (The Alliance).
  • Rob Van Dam (The Alliance) derrotó a Jeff Hardy (WWF) ganando el Campeonato Hardcore de la WWF, en la única pelea por un título que hubo en éste show.
  • Trish Stratus & Lita (WWF) derrotaron a Torrie Wilson & Stacy Keibler (The Alliance) en un “Bra and Panties match”, con Mick Foley como árbitro especial.
  •  Team WCW/ECW (Booker T, Diamond Dallas Page, Rhyno y The Dudley Boyz) con Shane McMahon, Stephanie McMahon y Paul Heyman derrotaron a Team WWF (Steve Austin, Kurt Angle, Chris Jericho, The Undertaker & Kane) con Vince McMahon,  tras una traición de Steve Austin, quien atacó a Kurt Angle con una “Stunner” y ayudó a Booker T a cubrirlo.




El Show terminaba con la WWF derrotada y el futuro del storyline abierto.

Las críticas al feudo

Más allá de que el PPV fue bastante exitoso (recaudó un total de 10 millones de dólares entre ventas de PPV, entradas y merchandising), muchos fanáticos señalan que en realidad el feudo de la Invasión fue un fracaso porque la WWF nunca supo como manejar a los nuevos talentos y, además, no logró traer a las verdaderas estrellas de la WCW.

Como ejemplo a éstas críticas, se apuntan los siguientes datos:

– Las estrellas de WCW que llegaron a la WWF eran, en general, midcarders que no tenían ni la experiencia ni el peso histórico para liderar la invasión, salvo por Booker T y Diamond Dallas Page, pero los verdaderos “pesos pesados” como Ric Flair, Scott Steiner, Goldberg o el mismo Sting (Ni hablar de Kevin Nash y Scott Hall) no pudieron ser convencidos por la empresa de Vince, con lo que el roster de WCW se vio duramente mermado.- Las peleas que ganaban los componentes de “The Alliance” eran, casi siempre, con intervenciones de terceros, con lo que la WWF trataba de demostrar que los invasores no podían ganar limpiamente, como si lo hacían las estrellas de la WWF.- La falta de talentos históricos en “The Alliance” hizo que la WWF apostara por traiciones de sus propios componentes (además de Stone Cold, hubieron luchadores como Jericho y Kurt Angle, entre otros, que también se pasaron al bando contrario) para fortalecer a ese grupo, dando por sentado que no tenían otra forma de derrotar a la WWF. Prueba principal de ello fue que, para el final del Feudo, en Survivor Series del 2001, al final de la batalla de 10 hombres (5vs5)  los únicos sobrevivientes fueron Stone Cold (The Alliance) y The Rock (quien había regresado de su paso por Hollywood para salvar a la WWF de la derrota).- La historia, quizás siendo la lógica de la cultura gringa, fue más basada en la batalla entre los hijos y el padre que entre las empresas que, durante la década anterior, habían llevado a la Lucha Libre Espectáculo a su mejor momento histórico, perdiendo la oportunidad de, por ejemplo, traer a un Eric Bischoff a desafiar a la WWF en su propia casa (tiempo después, Bischoff se uniría a la empresa como manager de RAW).Con esto, muchos no temen en calificar éste como uno de los peores Storylines de la historia, y otros, menos críticos, apuntan a que sería uno de los mejores. Juzguen ustedes que les parece.Lo cierto es que InVasion marcó un hito en la historia del negocio, pues finalmente, WWF (hoy, WWE) se quedaba como un monopolio televisivo sin competencia alguna, situación que perdura hasta el día de hoy, pues, aún cuando existen otras promociones como TNA (que cada día decae más) o los buenos circuitos independientes, lo cierto es que ninguno ha logrado ser amenaza para la empresa de Vince, ni por nivel de ingresos, ni por impacto a nivel mundial.




Facebook Comments