Lo bueno y lo malo de NXT

   

Ya no queda nada para el NXT TakeOver: Chicago, veamos que fue lo último acontecido antes del gran evento.

Lo bueno

Vídeo promocional del Bate vs. Dunne

No estoy seguro si fue el mismo vídeo de la semana pasada y que se fue a “lo bueno” del resumen anterior. Pero si es el mismo, que más da, merece ir a “lo bueno” dos veces.



Promo de SAnitY

Eric Young menciona que Strong pidió luchar contra SAnitY, pero ellos no aceptan pedidos. Repasa lo bien que está la vida de Strong, su hijo recién nacido, una linda prometida, el momento más alto de su carrera, pero quiere perderlo todo enfrentando a SAnitY. Y después ellos son los locos…

Termina diciendo que harán una excepción con Strong, aceptarán su pedido, solo para poder quitarle todo lo mencionado anteriormente.

Kassius Ohno vs. Andrade “Cien” Almas

La última pelea de la noche nos mostró el enfrentamiento entre estos dos cracks, y la verdad, no decepcionó. Después de haberse dado con todo y un par de finales falsos, Ohno conecta el “KO”, para conseguir una trabajada victoria.

Como he dicho antes, sirve harto el gimmick de hueón fiestero que le han dado a Andrade. Lo salva harto de perder credibilidad con tantas derrotas, ya que siempre da buenas luchas, y así solo queda como un hueón que no gana porque anda preocupado de otras hueás, y no porque sea un loco penca que no puede.



Lo malo

Sonya Deville vs. Lacey Evans

Tal vez se les hacen caras conocidas. Y es porque ya las habíamos visto como Daria Berenato y Macey Estrella respectivamente. La lucha no fue nada grandioso, y en general me desagrada que les vayan cambiando nombre una vez que ya debutaron en NXT.

Bueno, se supone que para eso es NXT, ir probando nuevos personajes si no pegan, pero que paja el cambio de nombre. Al final ganó Daria, perdón, Sonya, con el peor “Shining Wizard” de la vida.

Último segmento del Roode vs. Itami

No me ha gustado esta rivalidad, y ahora el último encontrón, fue igual al primero: Roode hablando, Itami aparece, y “GTS”. Con la única diferencia de que ahora algunos guardias y el mismo Regal intentaron evitar que se fueran a las manos.

Drew McIntyre vs. Sean Maluta

No, el problema no es McIntyre, ni Maluta, tampoco la lucha que ganó Drew (no fue mala, tampoco buena). Va en esta sección simplemente por lo que pasó después de la lucha, cuando se anunció que veremos a McIntyre vs. Blake la próxima semana, y esto va relacionado con el siguiente problema…



¡NXT quedó chico para tan buen roster!

Con el anuncio del McIntyre vs Blake para la próxima semana, además de ver en acción a Aleister Black, nos quedó claro que si esas luchas serán exhibidas la próxima semana, es porque irán en los “Dark matches” del TakeOver.

Por más que hayan llegado hace poco, todos sabemos que merecen más, mismo caso de Ohno, “Cien” Almas, Lorcan (hace rato viene dando buenas luchas), quienes ni siquiera están en cartelera para el TakeOver. Imaginen si se llegase a confirmar la firma de Adam Cole…

¿Qué se hace con tanto talento? Talento que ni siquiera necesita “desarrollo”, se están trayendo nombres ya consolidados. O empiezan a alargar la duración de los TakeOver y quizás también del programa semanal, o tendremos que seguir viendo a muchos cracks “en el congelador” o fuera de historias relevantes. Ojalá esto cambie, porque a pesar de que la cartelera del TakeOver se ve bastante buena, me pesa más el mal sabor de ver que no hay espacio para todos los anteriormente nombrados.

Eso es todo amigos, capítulo bastante flojo, no muy digno de un capítulo previo al TakeOver. Y por primera vez desde que hago este resumen, el evento del sábado no me genera tanta expectación como acostumbra, en gran parte por lo expuesto más arriba.

PD: Recién me acordé que mostraron un vídeo de Asuka chata con una entrevista, y haciéndose la simpática con los fans mientras llegaba al Full Sail. Nada que aporte a la historia de su lucha en Chicago, pero lo consignamos igual.

¿Qué les pareció el capítulo?
¡Nos leemos la próxima semana!

Facebook Comments