Porqué Roman Reigns es un crack

   
Si a veces se le puede prestar ropa a Roman.




Algo que he leído mucho en este portal es la palabra NEFASTO. Nefasto. Nefasto. En mis tiempos se les llamaba “bultos”, “troncos”, entre otros adjetivos calificativos, y claro que tenían razón: entre la Era Dorada y la Era Attitude (básicamente, en la era pre-internet) gran porcentaje de luchadores del roster estelar cumplían con estas características, mientras que unos pocos luchadores realmente destacaban en todo sentido, y triunfaban.
Antes, era “relativamente sencillo” destacar: si eras bueno, se notaba, porque la media del roster era malo. Y es cosa de hacer memoria no más. No sean condescendientes o nostálgicos, traten de ponerse en en lugar de un fan “que sabe” de esa época y se van a encontrar con luchadores realmente “nefastos” en todo orden… o tampoco vengan con ese argumento de “infravalorado”, porque como sabrán, para triunfar en la lucha de ahora no sólo se necesita el ángel, o la moneymaker, o la técnica depurada. La lucha ha evolucionado y los criterios de búsqueda de talento también.

Para triunfar actualmente en WWE tienen que alinearse varios astros. Además del talento, la preparación y las aptitudes necesarias para el trabajo, se necesitan buenas relaciones con tus colegas de trabajo, con tus jefes, con los guionistas, con los productores… se necesita buena etiqueta en el día a día, buena presencia en redes sociales, se requiere compromiso con la organización, no traer los problemas de la casa a la pega… y principalmente, se necesita ser rentable. ¿Les suena familiar? Todo eso, ¡es lo que se necesita para triunfar en la vida real! WWE no es más que otra empresa más, y para subir en una empresa, debes comportarte como tal.
Es más, si tienes trabajo estable, probablemente todo esto te hará sentido. Y es aquí, es donde llegamos al centro de la temática. ¿Por qué Roman Reigns es un crack? Primero, aclaremos un punto. No soy fan de Reigns ni nada. Es más, un buen amigo una vez dijo “Cada vez que un samoano fracasa en la vida, nace un luchador”.

Alguien dijo “cuando un samoano fracasa en la vida nace un luchador”?

Pero regresemos a lo que nos compete: Roman Reigns tiene todas las características para ser el empleado ideal del viejo McMahon.
Su físico: Es alto, fuerte, y además tiene una moneymaker importante para segmentos no-luchísticos: es atractivo para el público femenino. En cuanto a su attire, no necesitan sacarle más provecho, y no necesitan vestirlo como luchador genérico con calzas, truzas, kickpads o botas, justamente para lo mismo. Marketing. (Léase el anexo “Cena, John”). Además, pertenece a una etnia y no es el gringo típico. Viva la diversidad.
Sobre sus cualidades en el ring: aprender a luchar no es una tarea fácil. No sólo se requieren habilidades deportivas, coordinación y buen timing, sino tener dominio escénico, presencia, y principalmente creatividad, para poder plasmar la historia que se quiere contar en cada lucha. (No olviden que no todas las luchas deben ser “Match of the Year” para ser una buena lucha; la lucha será lo que tenga que ser). Si ven a Leakee en sus comienzos, se darán cuenta de lo torpe que era. TORPE. Torpe nivel Eva Marie. Ahora, el tipo es capaz de contar una buena historia CON CINCO MOVIDAS. Su índice de error es bajo, tiene gran stamina y aguanta golpes a lo loco (es más, Wyatt, Reigns y Ambrose son el Top 3 de “sáquenme la chucha que no me duele”.) Y esperen a que Roman tenga luchas de más alto perfil, de más exigencia a nivel argumental y comience a sacar movidas nuevas. “Roman has learned ___________.”




Sobre sus habilidades histriónicas: el equipo de psicólogos y fonoaudiólogos en WWE debe ser de locura (si le eliminaron el siseo a Rollins y a Cody…). Roman ha mejorado de 0 a 100 en cuanto a expresarse. Habla de corrido, se nota intimidante, no le dan miedo las cámaras y no se le olvidan los textos (véase anexo “Orton, Randy”). Sumado a esto, Roman es un nuevo rostro para todas las PR (Public Relations) de la empresa: Make a Wish, Susan G. Komen, Be A Star y la que salga al baile. Ese compromiso, más la buena disposición a la firma de autógrafos, los Q&A, meets and greets, sacarse fotos con los fans… Impagable como empleado de una empresa.
Sus puntos negativos? La unidimensionalidad de su personaje. Por lo general, el chiste de ver la lucha libre es ver como evoluciona y avanza un personaje en sus distintas historias… y Roman ha avanzado muy poco. Su personaje post-Shield era “Next World Champ” pero el público lo rechazó rotundamente en favor de D-Bryan. Además, de los 3 Shield fue el que salió más perjudicado: no le cambiaron la ropa, el tema de entrada algo se lo actualizaron… Luego, le dieron una rivalidad con Wyatt donde trataron de darle más profundidad a su personaje, involucrando a su hija y vida personal, pero fuera de agradar, causó mal gusto. Roman está en un limbo de desarrollo de personaje desde el cual no puede salir. Pero les pregunto… Qué personaje está “avanzando” realmente en WWE? Ya no hay esfuerzo en el trabajo de profundizar personajes, y quienes avanzan son súper pocos, y avanzan a paso de tortuga.
Otro aspecto negativo y sabido es el mega híper push que le dieron. No los culpo en WWE, estamos en la sociedad del “la gente lo quiere y lo quiere ahora”. Y con la baja de Bryan (seamos honestos, para la temporada de WM31 no estaba para alto rendimiento), Roman era el mal menor. Por suerte nos sorprendieron con Rollins y nos fuimos todos contentos para la casa. Sin embargo, Roman salió damnificado de la situación, y revertir imagen es una tarea que las agencias de PR o publicidad intentan resolver día a día. Y obvio, sin ese desarrollo de personaje e historia señalado anteriormente, Roman difícilmente podrá revertir su imagen. Escuché una vez “que lo hagan heel”, que podría ser una solución inmediata, pero cortoplacista: en un par de meses ya hostigaría.
Y a pesar de todo lo que tiene en contra, como los públicos de Chicago, NY y Philly (3 grandes plazas para WWE), Roman ha sabido salir del paso y plantarle cara a las críticas. La IWC también lo detesta, pero el apoyo de los niños y las mujeres en los shows en vivo le mantienen en buen camino. Les suena conocida esa historia?
En una época donde crear ídolos es complicado, Roman está leeeeentamente saliendo adelante y resumiendo, el loco es un capo. Se parte el lomo trabajando, es relativamente rentable para WWE, escucha instrucciones, obedece órdenes … Esperemos logre llegar lejos, porque por pega, la está haciendo de oro.

Por Rince Vusso, jugador de brisca y ex-comentarista deportivo.

 




Facebook Comments