¿Por qué Roman Reigns es rechazado por los fans?

WWE Santiago 5/12

En el TIM nos abocamos a revelar por qué Roman Reigns ha sido tan odiado por el público.




The Shield es una de las historias más exitosas de la lucha libre contemporánea. No sólo fue un grupo extremadamente dominante y emocionante de ver, si no que a dos años de la separación del equipo, sus tres integrantes han ganado el título mundial de la WWE.

Seth Rollins mantuvo el campeonato durante más de 200 días y Dean Ambrose tuvo un reinado decente. Sin embargo, el más exitoso ha sido Roman Reigns: tres veces campeón, ganador del Royal Rumble 2015 y main eventer de varios Wrestlemania. Se podría  pensar que estos logros han sido conseguidos gracias a un gran apoyo del público hacia el samoano, pero esto está muy alejado de la verdad. Reigns ha sido el luchador más odiado de la última década a pesar de interpretar el rol de un face.

Algunos dirían que esto no es nuevo: John Cena ha sido la cara de la WWE por más de 10 años y en la mayor parte de este tiempo ha tenido una recepción mixta. Pero hay dos diferencias fundamentales: Cena fue víctima (o beneficiario) de un bookeo de Superman que voltearon a los muchos seguidores que tenía en detractores. Por otro lado, el 16 veces campeón siempre ha mantenido un número base de seguidores. Reigns, por otro lado, nunca tuvo el apoyo de Cena en sus inicios como luchador single y su reacción no es mixta, sino que absolutamente negativa. Entonces, ¿Qué pasó con el samoano?

Todo tiempo pasado fue mejor

El principal problema de Roman Reigns ha recaído en cómo ha sido presentado y expuesto por la WWE desde su separación de The Shield. A continuación, analizamos los 5 principales componentes de este fracaso de la empresa.

La primera falla fundamental fue el actuar de Roman luego del fin de The Shield. Recordemos los sucesos: Rollins traiciona al grupo golpeándolos con una silla y uniéndose a la Autoridad. Luego de esto, Ambrose jura cobrar venganza de su ex – hermano. Lo que sigue es un intenso feudo entre ambos luchadores que finalmente ganaría El Arquitecto.

Pero esperen, ¿dónde está Roman en todo esto? Ah, sí, luchando por el campeonato del mundo. El primer error de la WWE al bookear a Roman fue mantenerlo alejado ilógicamente del feudo entre sus compañeros. No tiene ningún sentido que este no haya querido cobrar venganza en contra de Seth Rollins y, más aún, fue muy perjudicial que el samoano haya mantenido la música y vestimenta del grupo para participar en dos eventos estelares seguidos luchando por el título. Esto lo hizo ver como un oportunista sin moral ni ética, lo que estaría bien si fuera un heel, pero Reigns era face.

En segundo lugar, WWE cometió un gran error al hacer que Reigns se saltara la escena de los títulos Intercontinental o Estados Unidos. No revelaremos ninguna información nueva al decir que Roman no es el mejor luchador del mundo, pero eso en la WWE no es lo más importante. Todos pueden tener un papel protagónico si es que se cuenta la historia correcta con las características adecuadas. Veamos, por ejemplo, el ascenso de John Cena: su victoria en Wrestlemania XX contra el Big Show por el título de los Estados Unidos fue un momento perfectamente realizado que dejó contentos a todos los fans. A esta altura ya se sabía que el entonces rapero iba derechito a los eventos estelares, pero la WWE fue lo suficientemente inteligente como para hacerlo transitar el midcard primero. Esto hizo que cuando obtuvo su primer campeonato de WWE el año siguiente, parecía que Cena realmente lo merecía (obviamente no estamos considerando lo que vino después).

Outta Nowhere!

En su primer evento post-separación de The Shield, Roman estaba en la lucha por el título mundial en Money in the Bank. Y en el siguiente, estaba en una Fatal 4 Way por el mismo campeonato. Y luego derrotando a Randy Orton. La WWE no fue capaz de comprender la necesidad de desarrollar a Reigns antes de introducirlo en eventos estelares. El samoano necesitaba tiempo para construir de buena forma su nuevo personaje en solitario, y era crucial que partiera desde abajo. A los fans les gusta acompañar a los luchadores desde que están en el midcard hasta su ascenso a los eventos estelares. Pero Roman se saltó todo y esto hizo que el público se empezara a dar cuenta de que este era un privilegiado y que no estaba ganándose su posición actual, sino que se la estaban obsequiando.

Por otro lado, la WWE paradójicamente ha expuesto la principal debilidad de Roman Reigns: su desempeño en las promos. No soy de la opinión de que todos deben tener una gran habilidad en el micrófono para ser exitosos: solo veamos el caso de Brock Lesnar, quien no dice absolutamente nada y deja que su destreza en el ring y su credibilidad innata hablen por sí solas. La WWE sabe que las promos es una debilidad de Brock, por lo que es lo suficientemente inteligente como para ocultarla. En el caso de Reigns, la WWE inexplicablemente ha expuesto esta debilidad.




Si Reigns no es bueno para dar promos, entonces no lo mandes al ring a hablar 10 minutos. Es así de simple. ¿Recuerdan aquel desastroso intercambio entre Reigns y Sheamus? Sí, el de los tater tots. Esto se pudo haber evitado fácilmente, pero aparentemente Vince está tan empedernido en hacerlo su face principal que no es capaz de identificar cuándo maximizar características positivas y cuándo esconder las negativas. Están queriendo que Roman haga todo lo que hace una “cara de la compañía” cuando Reigns no está capacitado para eso.

Los últimos dos errores de la compañía están vinculados: Román está fuera de su zona de comodidad como face, y han intentado bookearlo como un underdog. Primero, es evidente que Reigns funciona mejor como un heel. Su apariencia es extremadamente intimidante y su tamaño hace que sea un oponente creíble. Además, su moveset limitado es mejor aplicado a un monster heel que sólo necesita de ciertos movimientos para destruir a sus oponentes. Pero la empresa se ha mantenido firme en su búsqueda de convertirlo en el principal face y ha fracasado rotundamente.

Los underdogs (?)

La lucha libre es un deporte (espectáculo) de percepción. Eres lo que el público ve en ti. Y Roman tiene la apariencia de una persona desagradable, siempre molesta y extremadamente intensa. Estas son características de oro para un heel, pero opuestas a las de un face.

Esto mismo ha hecho que su bookeo de underdog sea un fracaso. ¿Cómo puedes colocar a un luchador de más de 1.91 de estatura y 120 kilos como un underdog? Esto no tiene ningún sentido. La apariencia de Roman es lo opuesto a un ganador improbable: es el tipo de luchadores contra los que los underdog batallan. Si lo colocas a recibir castigo toda una pelea para luego darlo vuelta en el último segundo, no es satisfactorio, sino que predecible y molesto. Por supuesto que Reigns podrá hacer eso si es un monstruo.

Estos 5 problemas de booking han hecho que Roman Reigns sea el luchador más odiado de la última década en la WWE. Hay una sensación de que Reigns no merece su posición actual y que la empresa nos está obligando a quererlo, en vez de escuchar nuestros deseos de ver a luchadores como Rollins, Owens, Zayn o Cesaro como las caras predominantes de la empresa. Es lamentable, debido a que el samoano podría ser un monster heel tremendo si es que la compañía hiciera lucir sus habilidades y escondiera sus debilidades. Reigns debe ser un heel silencioso, que sólo busque la destrucción y la victoria, que no se esconda ante nadie y que cause temor ante sus rivales.

Para finalizar, este articulo fue escrito originalmente en el año 2016 y si te das cuenta no ha cambiado absolutamente nada.




Y tú, ¿qué opinas de Roman Reigns?
¿Tiene solución su situación? ¿No hay vuelta atrás?

¡Dinos en los comentarios!

Facebook Comments