¡Todavía Es Real Para Mí!: Grande AJ Styles

DGMediosAd

¡Tiki tiki, ti! Mala fecha para escribir sobre WWE. A esta hora deben estar todos prendiendo el carbón, o quizás comprando el pipeño. Uno que otro ya habrá terminado la sexta ronda de chicha, y para el resto los choripanes estarán surtiendo efecto, y su baño estará sufriendo las consecuencias. Por esta razón, intentaré que la edición de esta semana sea un poco más breve. No tienen por qué latearse leyendo esto, cuando pueden estar latéandose al escuchar a su amigo ebrio y lo mucho que los quiere.





Y como esta semana Smackdown tuvo una preponderancia tan alta con respecto a Raw, voy a dedicar casi toda la columna a hablar del show azul y Backlash. Creo que se lo merecen. La marca roja tuvo un par de buenos momentos. La lucha entre Roman Reigns y Kevin Owens fue sensacional, y el segmento entre Sami Zayn y Chris Jericho fue muy bien construido. Pero aparte de eso, no hay mucho más que me esté llamando la atención. Lamentablemente, desde ese fantástico primer show, Raw no ha encontrado la consistencia que Smackdown sí ha tenido. Esto se nota especialmente en las historias y los personajes. No hay patrones constantes en las rivalidades y esto está dañando a un show, que ya de por sí es extremadamente largo.

Empecemos con Backlash. Al iniciar con la separación de marcas, muchos sentimos que el roster de Smackdown se veía muy delgado. El midcard, en especial, parecía que iba a sufrir. Pero ya llevamos varias semanas, y ha quedado demostrado que los que pensamos eso estábamos tan equivocados como Jack al enamorarse de Rose en Titanic. Nada contra Rose, pero si ni siquiera puedes hacerle un espacio a tu pololo para QUE NO SE AHOGUE Y MUERA CONGELADO, entonces probablemente no eres un buen partido.
Backlash fue un ejercicio en hacer más con menos. Claro, quizás Smackdown tiene menos luchadores que su contraparte de los lunes. Y quizás Raw se quedó con aquellos que estaban más “establecidos”, especialmente en el midcard y upper midcard. Pero Smackdown se quedó con el verdadero jugador más valioso: Ryan Ward. El ex escritor de NXT es un experto en agarrar lo que tiene y maximizar su potencial.
Y Backlash fue un evento lleno de momentos satisfactorios. Empecemos con la victoria del indiscutido luchador del año, AJ Styles. Que tremendo año ha tenido el fenomenal. Desde su debut en el Royal Rumble, nos ha dado lucha buena tras lucha buena. Y desde que se volvió heel, le ha añadido un tremendo personaje a esas luchas. Afortunadamente, los guionistas fueron lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta que AJ DEBÍA ganar el título en esta lucha. Típicamente, Ambrose hubiese ganado esta pelea para luego perder el campeonato en la revancha. Pero eso le hubiese quitado tracción a Styles. Y entonces, llevando casi 9 meses en la WWE, AJ Styles ha derrotado a John Cena dos veces, y ahora es el campeón de la empresa. Que tremendo.

Y en Smackdown, siguió demostrando que está en el mejor nivel de su carrera. Su promo fue buenísima. Cada vez se siente más cómodo en el micrófono, y claramente ayuda tener de contraparte a dos de los mejores habladores de la WWE. La triple amenaza entre el campeón, Cena, y Dean Ambrose estará buenísima. A estas etapas de su carrera, he llegado a aceptar a John Cena. Con él siempre he tenido una relación tumultuosa. Todo empezó con su gimmick de rapero, que yo adoraba. Luego obtuvo el campeonato de la WWE y lentamente comencé a odiarlo por su aparente invencibilidad. Pero últimamente ha dado luchas excelentes, no ha ganado el título mundial, y francamente, su presencia me parece hasta entretenida a estas alturas.
El evento del domingo pasado también nos entregó uno de los mejores momentos en la historia del entretenimiento a color. En la historia de la humanidad, incluso. Heath Slater y Rhyno obtuvieron los campeonatos en parejas, y de paso, un contrato para el ONE MAN BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAND BEYBEEEEEE. Y ahora, los 7 hijos (de los que él tiene conocimiento) de Slater podrán estar tranquilos. Podrán seguir comiendo galletas con queso (ojalá junto a su tío Rhyno, quien debiese enseñarles el arte de dibujar caritas en las galletas), podrán comprar un DOUBLEEEE WIIIIIDE, y Beulah finalmente podrá estar tranquila. Las cuentas se pagarán. Y todo gracias al campeón en parejas.
Y hablando de la división en parejas, el turn de los Usos está siendo extraordinario. Su nueva actitud es justamente lo que les hacía falta, y sus victorias ante los Hype Bros hicieron un buen trabajo en colocarlos como un equipo dominante. Y ahora sólo es cuestión de esperar a que Chad Gable esté “recuperado” para ver un fantástico feudo entre American Alpha y los samoanos. Aprende Raw, así es como se construyen rivalidades orgánicas. No puedes sólo tirarnos a Titus O’Neil y Darren Young y esperar que nos interese su feudo. Deben HACER COSAS PARA GENERAR NUESTRO INTERÉS.

La mejor polera de la historia




Y adivinen qué. ¿Recuerdan cómo se miró en menos la división femenina de Smackdown? Ahora, gracias a un buen booking, esta es más interesante que la de Raw. Y ojo, admito que la división de la marca roja tiene mejores luchadoras, pero aun así Smackdown las ha superado.
¡Becky Lynch al fin ganó un campeonato! Otro momento altamente satisfactorio. Temía que Becky se convirtiera en la U de Beccacece. Es decir, de esas que tienen 26 oportunidades de gol pero no hace ninguno. Aunque para ser justos, comparar a cualquier persona con la U de Beccacece es un insulto bastante duro.
El Miz y Dolph Ziggler tuvieron una lucha excelente en Backlash. Otra vez, Smackdown haciendo maravillas con personajes previamente poco utilizados. El Miz ha tenido un desempeño formidable. El campeonato Intercontinental nuevamente parece importante gracias al buen booking del esposo de Maryse. Por otro lado, Ziggler ha estado bien, pero definitivamente creo que deberían volverlo heel. Que obtuviera el título no significaría nada, pues ya lo ha tenido cuatro veces. Lo que necesita Dolph no es otro campeonato secundario, sino un cambio urgente en su personaje.
He dejado lo mejor para el final. Sí, Smackdown ha hecho un gran trabajo con un roster limitado, AJ Styles es un tremendo luchador y un merecidísimo campeón, las divisiones en parejas y femenina están funcionando. Pero la verdadera razón por la que podemos decir que Smackdown es el rey indiscutido de la televisión por cable es esta.

La leyenda ha vuelto. Si la victoria de Slater y Rhyno ya era uno de los mejores momentos en la humanidad, este es uno de los mejores momentos en la historia universal. Cuando los alienígenas nos invadan, les mostraremos videos del día en el que James Ellsworth hizo su triunfal regreso a un ring de la WWE. Okay, técnicamente no llegó al ring, pero entienden el punto. Quiero agradecer a quien quiera que haya hecho posible este hermoso momento en mi vida.
Y eso fue ¡Todavía Es Real Para Mí! ¿AJ Styles celebrará su título con un terremoto? ¿Rusev y Roman Reigns se enfrentarán en un Empanadas on a Pole match? ¿Quién se pondrá con el carbón en el asado organizado en honor a James Ellsworth? Se despide Dagónico, el único redactor del TIM que va por el cuarto choripán y está sintiendo las consecuencias. ¡Feliz 18 para todos!

¡Y ahora queremos escucharte leerte a ti! ¿Empanada o choripán?




¡Dinos en los comentarios!

 

Facebook Comments