¡Todavía Es Real Para Mí!: ¿Quién pidió a Goldberg?




¿Alguien está emocionado por la revancha entre Brock Lesnar y Goldberg? Quiero que quede muy claro que está es una pregunta real. No estoy intentando ser de esos que hacen preguntas con la intención de burlarme de los que responden distinto a mí. A diferencia de todo el internet unos pocos, me gusta escuchar puntos de vista y opiniones alternativas. Ahora, habiendo dicho esto, el prospecto de Lesnar vs Goldberg me parece tan aburrido que sólo pensar en el combate solucionó mi problema de insomnio crónico. Okay, no tengo insomnio crónico. Pero supongamos que lo tengo para que el chiste funcione.




Hay dos puntos importantes para sustentar mi indiferencia ante este combate. En primer lugar, su lucha en Wrestlemania XX fue un bodrio. Y quiero ser muy claro en esto: la lucha fue PÉSIMA. No es coincidencia que el público la recuerde por tres cosas: la baja calidad del combate en sí, la recepción negativa del público (que, para ser justos, nació por la inminente partida de ambos de la WWE), y el hecho de que ambos terminaron recibiendo una stunner de Stone Cold.
Y por otro lado, y creo que esto es el argumento más fuerte, nunca me ha gustado Goldberg. Y antes que esas personas que creen ser unas deidades expertas de la lucha libre me critiquen y me acusen de “SER UN FAN DE FOX SPORTS XDDD”, diré que sigo este deporte hace 17 años. La verdad no me gusta tener que decir esto, pues un fanático tiene igual importancia siendo un fan de por vida o hace algunos meses. Pero hay cierta gente con la que hay que decir esto para que entiendan algo: lo viejo no necesariamente es bueno.

Entonces, para volver al punto, no me gusta Goldberg. Nunca me gustó. Y puedo entender perfectamente que hayan personas a quienes les encantó la racha ganadora del ex campeón de WCW. Me parece que esa historia fue muy bien construida y llevada a cabo. El problema es que cuando le quitas la racha a Goldberg, sólo queda un calvo luchador mediocre. Y la racha terminó hace más de una década.
Fue una semana movida en la WWE. No Mercy no fue un gran evento, pero dos luchas excelentes lo salvaron. La triple amenaza por el título mundial fue un muy buen combate que tuvo al ganador indicado. Por otro lado, Dolph Ziggler y el Miz tuvieron una lucha extraordinaria, merecedora de ser el evento estelar. Pero ese honor fue para Randy Orton y Bray Wyatt. Lamentablemente, todas las luchas de Orton tienen un ritmo tan somnoliento que era fácil predecir que este no sería un gran combate.
Pero quiero volver por un minuto al feudo entre Ziggler y el Miz por el campeonato Intercontinental. Cuando empezó, tenía poca fe de que este pudiera lograr un resurgimiento en la carrera de Dolph. Pero estaba, evidentemente, equivocado. El momento cuando Ziggler finalmente derrotó al Miz, superando toda interferencia y trampa posible, fue muy satisfactorio. Y esto es gracias a cómo se ha contado esta historia.
Otro punto importante, y es algo que Smackdown ha hecho bien desde que inició la separación de marcas, es la acción y consecuencia. Voy a ejemplificar: en el Smackdown post No Mercy, Dolph sale al ring a agradecer a los fans. Inmediatamente aparece el Miz y ambos tienen un intercambio. Pero esta vez, hay algo distinto en el Miz. Ya no parece esa persona completamente segura. Tiene dudas y resentimiento, y esto hace que nazca más agresividad de su parte. Por lo tanto, acción = el Miz pierde su campeonato; consecuencia = el Miz cambia.

La acción y consecuencia es extremadamente importante en cualquier tipo de historia. Si no haces que los sucesos ficticios que ocurren tengan peso, entonces a tu audiencia no le importará. Por ejemplo, cuando los Usos lesionaron a Chad Gable, esto tuvo la severa consecuencia de que American Alpha quedara eliminado del torneo en parejas. Esto no sólo hizo que el público odiara más a los Usos, sino que aumentara sus expectativas para cuando AA tuviera su venganza.
Ahora analicemos el caso contrario. Esta semana, Raw anunció que por primera vez habría una lucha Silent Hill Hell in a Cell en la división femenina. Esto, por supuesto, es una tremenda y absolutamente merecida noticia. Pero veamos cómo se llevó a cabo el anuncio. Mick Foley pactó la lucha porque “las mujeres lo merecen”. ¿Qué significa esto? La WWE olvida que su trabajo principal es crear historias atractivas que nos hagan apoyar a un luchador por sobre otro. En este sentido, que Mick Foley pacte una lucha Hell in a Cell como un regalo y no como la solución final para resolver el conflicto entre ambas es dañino.




“Déjate de wear quejumbroso ql”, dirán ustedes. Pues yo respondo que son este tipo de cosas las que hacen que el contenido de la WWE no sea constantemente bueno hace tiempo. No le dan la importancia suficiente a sus combates. No hay consecuencia en las acciones, especialmente en Raw. El camino correcto para pactar esta lucha es que Mick Foley diga que la rivalidad entre Sasha y Charlotte ha escalado a tales niveles que la única solución de garantizar un final es meterlas dentro de la Jaula. Donde Dana Brooke no interferirá. Donde ambas estarán atrapadas con su rival y no les quedará otra que saldar sus diferencias de una vez por todas. Y Mick debería dudar.

Porque esta es supuestamente la estructura más peligrosa de la historia de la WWE. Pero, ¿Cuán peligrosa parece si el gerente general está dispuesto a dar cómo regalo una lucha en esta jaula? ¿Y cuán peligrosa parece si tenemos tres combates dentro de ella en el mismo evento? Entonces, si hacemos el análisis con la acción y consecuencia, tenemos que la acción es: Mick Foley cree que las mujeres “merecen” estar dentro de la jaula; la consecuencia es que tendrán esta lucha dentro de ella. La acción debió haber sido que ambas están tan obsesionadas con ser superior a la otra, y están lastimándose tan dura y constantemente, que no queda otra salida que encerrarlas en la jaula para que finalmente una sea la ganadora indiscutida del feudo. Sin Dana, sin nada. Sólo dos mujeres que se odian sacándose la chucha para quedarse con el campeonato femenino.
Y por supuesto, lo mejor para el final. La leyenda James Ellsworth derrotó al campeón de la WWE, AJ Styles en Smackdown. Quién pensaría que ese jobber al que vimos ser masacrado por Braun Strowman llegaría a tener una victoria contra el estiloso. De hecho, podríamos incluso decir que Ellsworth hasta ahora ha tenido más éxito que Strowman. Braun, te recomiendo que le pidas consejos al talentoso James. Quizás así dejes de pelear contra jobbers y te des cuenta cómo es ganarle a alguien que sí importa.
Y esto fue ¡Todavía Es Real Para Mí!, edición: me quejaré de cosas. Lo sé, no es lo ideal. Pero a veces hay cosas que simplemente no suceden cómo te hubiese gustado y hay que decirlo. ¿Por qué hay que decirlo? La verdad no lo sé, es un misterio. Pero acéptenme con quejas y todo. Prometo que la próxima semana habrá menos quejas. Esperen, la próxima semana aparece Goldberg en Raw… prometo que la próxima semana habrá la misma cantidad de quejas. Se despide Dagónico, el único redactor del Tim que prefiere al gran Gillberg por sobre su contraparte musculosa.

 

Y ahora díganme: ¿qué opinan del retorno de Goldberg a la WWE? ¿Les gusta? ¿No les gusta? ¿Por qué?




¡Dinos en los comentarios!

Facebook Comments