Nobody Speak, Documental sobre el juicio de Hogan

WWE SANTIAGO, 5 DE SEPTIEMBRE

Hace tiempo en Netflix el “aclamado” documental sobre el Juicio de Hulk Hogan vs. Gawker y como esto afectaría a los medios de comunicación en general. Lo vi ayer después de la pega y les dejo mis opiniones QUE NO SON OBJETIVAS PORQUE LA OBJETIVIDAD NO EXISTE.

Todo empieza con AJ -no Styles- de Gawker hablando que salió como el pico por el Juicio que impuso Hulk Hogan contra Gawker.com. Por si no lo sabían, fue lanzado un video porno de Hogan con la mina de un amigo y a Hogan le molestó y los demandó, según este documental, este juicio cambió la libertad de prensa en Estados Unidos.

Y así van directo al juicio: Bollea vs. Gawker

Primero que todo, describen quien es Hulk Hogan, cosa que acá no tengo que escribir por hueás obvias. Y describen a Nick Denton, el dueño de Gawker, que sale hablando que querían hacer un periodismo diferente que iba hacia el otro lado y publicaban cosas que no estaban en los medios tradicionales y atacaban a los poderosos usando MacBooks -no sé cual es la diferencia con cualquier otro medio independiente del mundo-. Bacán que hagan eso, aunque ya lo hace la mayoría del mundo, pero si el 75% de tus artículos son ataques directos a famosos y has pasado piola es como obvio que algún día te iban a querer hacer cagar.

Hogan demandó y más encima les tocó la jueza que en el pasado fue la abogada de los padres de Terri Schiavo -Si no sabe quién es, vaya a las efemérides del 18 de Marzo donde hablamos sobre ella (clic)-, así que de una se veía difícil. La primera pedida -antes del juicio- fue que bajaran el video y nada pasaría, Nick Denton y Gawker se negaron y ahí empezó la demanda (que fácil habría sido) y nos habrían hecho el tremendo favor porque es el video porno más penca que he visto, incluso mas penca que el de Ronny Dance.

Hogan, como Terry Bollea para la ley dijo clarito que el que estaba teniendo sexo con Heather Clem (la mina) era Terry Bollea, porque Hulk Hogan es la persona que está desde que sale de la puerta de su casa, al entrar a su casa o un ambiente íntimo es Terry Bollea, y le hacen la pregunta, “¿Con quién estoy hablando ahora?”, el responde: “Terry Bollea, quién trabaja desde 1977 como Hulk Hogan, quien es múltiples veces Campeón MUndial y una de las caras más reconocidas del Wrestling”. Y ahí le muestran varias entrevistas donde sale diciendo que tiene un pene de 25 centímetros y hueás así, le preguntan sobre eso y Hogan dice, “Hulk Hogan tiene un pene de 25 centímetros, yo no” y le preguntan “Ese no es ud, Terry Bollea hablando?”, y Hogan la hace corta y dice, “No, ese es Hulk Hogan quien debe mantener una imagen y no andar diciendo ‘me grabaron en un video y los voy a demandar’ porque ese no es parte de mi personaje”.




¿Cómo Hogan gana el juicio?

La hacen super corta acá, ¿Se acuerdan que a Hogan lo despidieron en 2015 por decir en ese mismo Sextape palabras racistas y hueás homofóbicas? (clic). Ya po, esa hueá no tenía que escucharla/leerla/verla nadie, solo los abogados. Y lo filtraron, y se agravó la demanda porque obviamente los únicos que podrían haberlo filtrado son los que habían filtrado otro contenido antes. Y como ya se dijo más arriba, lo que dices en tu intimidad es 100% privado. Y si querían sacar cosas que Hogan habría dicho en radio, tv, etc. el loco siempre iba a decir que ese es Hogan y que se nota hasta en el tono de conversación que usa y que más encima lo echaron de la pega por la filtración.

Ahí fue cuando sacaron la carta de triunfo: un video de este AJ Daulerio -el editor en jefe que sale al principio y en la foto que comienza esta parte- siendo interrogado por primera vez. Le preguntan que sextape de Celebridad no publicaría, y el loco dijo que si fuera un niño no lo haría, el abogado le preguntó bajo que edad se cumpliría eso y este tipo dice “cuatro”. Y ahí fue cuando los locos se agarraron la cabeza y dijeron “pero estaba bromeando” -tu no bromeas si te está preguntando un abogado que está en contra tuya para un juicio-. Por no controlar el hocico, se fueron a la mierda.

Terry Bollea, más conocido como Hulk Hogan, gana 141 millones de dólares en el juicio contra Gawker Media por no querer bajar un video porno. O sea, los hizo mierda por defender su privacidad, y es esa la pregunta con la que empieza el documental. ¿Hasta dónde llega la libertad de prensa? La respuesta es simple: “Hasta donde empieza la libertad del individuo como privado”.




¿Quién financió a Hogan?

Recordemos que en el divorcio, Hogan perdió el 70% de su fortuna. Linda Bollea, su ex-esposa se fue con otro loco -que tiene el pelo  igual a Hogan- y se llevó todo eso. Así que los locos de Gawker no tenían idea como se estaba financiando, hasta que llegaron vía las conexiones del abogado de Hogan a Peter Thiel, ¿Y quién este hueón? Bueno, este hueón es uno de los locos que inventó Paypal e invirtió en Facebook desde el comienzo y sale a la izquierda de la foto. El loco tiene 2.700 Millones de dólares, el doble de Vince McMahon y la WWE completa y financió a Hogan.

¿Por qué Peter Thiel financió a Hogan?

Venganza, así de simple.
En 2007, Gawker sacó un artículo titulado “Peter Thiel es totalmente gay” (clic si quiere leerlo), donde después habla de que hay más gente gay y millonaria y blablabla. Pero lo que le ardió el ano fue que lo sacaran del closet a la fuerza, el loco podría haber dicho “Si, soy gay”, pero en el 2007 la cosa no era tan simple y que te saquen del closet así es cuático, más aún si eres un pseudo millonario -en la época- que acaba de invertir un montón de plata en un proyecto que no sabrás si funcionará (Facebook). En una entrevista y después de admitir que él estaba financiando a Hogan y que ese era el “acto de filantropía más grande que había hecho en su vida” apoyó una acta en la que la gente no pueda ser chantajeada con videos porno (Google: Porn Revenge y después recuerden el caso Paige o el video porno de Kim Kardashian).

Conclusión de documental

Al final, Hogan ganó porque defendió su vida privada, su vida como Terry Bollea. Peter Thiel consiguió su venganza contra Gawker por haberlo sacado del closet casi una década antes y los locos de Gawker (Nick Denton en la foto) no quedaron en la bancarrota porque fueron comprados por Univisión y sus sitios (Kotaku, Gizmodo, Lifehacker, Jezebel, etc) siguen funcionando -menos Gawker.com-. Así que la historia no termina con que la libertad de prensa cambió. Siempre estuvieron al borde de la demanda por decir hueás -o como dice Yerko “arriesgo demanda- y si tu hueá es verídica, que vale la pena y da algo a la sociedad que vale, es seguro que no vas a perder un peso con eso.




Desde acá todo se va a la mierda, así que la haré corta

El documental en sí dura una hora y media, pero toda la primera hora es sobre el caso Hogan, Gawker y Peter Thiel, pero parece que a los locos que hicieron esto -que Netflix compró derechos para stream- les faltó más rodaje y agregaron 2 casos (en realidad 3) que tienen que ver con la “amenaza a la libertad de prensa”. Esta hueá ya quedó larga, así que la haré lo más corta posible.

Review Journal de Las Vegas comprado por Sheldon Adelson

Empieza con que compraron el Review Journal de Las Vegas, el diario más importante de Nevada y llevaron a un empleado títere a hablar de que todo sigue igual y todos entran en “¿tendré la misma libertad para escribir?” -Fueran a saber que el dueño de La Tercera es dueño de Corpbanca se mueren estos locos- y el que lo compró fue el yerno de Sheldon Adelson. Adelson es el dueño de uno de los casinos más bacanes de Las Vegas y tiene uno en Macau (China). Los locos sacan que el diario fue comprado por el viejo y listo, se acaba el tema.

Después van con otro tipo que sacó un libro acerca de las historias de los casinos de Las Vegas y obviamente este viejo sale nombrado con historias medias legendarias verdad/mentira y demandó al escritor, este loco le dijo que esto estaba así, así y asá y que si quiere seguir con la demanda tendrá que mostrar los registros monetarios y otras hueás medias raras con plata de cada casino que tiene, ahí fue cuando retiraron la demanda porque este loco tenía la herramienta para decirle “lo que yo estoy contando no invade tu privacidad como persona porque es una leyenda que se ha relatado por décadas acá y si quieres cazar el mito, hagamoslo juntos, a menos que eso te lleve a desenterrar otras cosas que no quieres ver”.

Donald Trump

Y ahora llevan al caso Trump que se tiró contra la prensa y los trata como la mierda ¿y qué hacia la prensa? Darle más cobertura. Pero están otros 10 minutos hablando de que Trump los quiere hacer cagar a todos y blablabla y que trata mal a la prensa y blablabla. Si el loco es tan como la mierda, la mejor decisión que pueden tomar los medios de comunicación es no cubrirlo y dejarlo hablando solo. La mejor arma que tienen los medios es la indiferencia.

Conclusión Final

El periodismo tiene que ser independiente, y con esa independencia, elegir dónde meter la cuchara de manera decente. Y si te compra una hueá, puta, bienvenido al libre mercado y al siglo XXI no más.

El caso de Hogan es una hueá (video porno de una celebridad clase C) y Trump es otra hueá, la única conexión es que Trump ataca a los medios, la solución para eso es no cubrir a Trump, por muy presidente de los Estados Unidos que sea, para que llore de verdad.

Este documental es una mezcla de un caso que no daba ni para las cómicas que terminaron queriendo creer que Donald Trump se iba a comer el mundo si seguía hablando, ¿cómo callarlo? Dejando de pescarlo, la indiferencia es la mejor arma que tienen los medios para hacer que algo no existe.

Lo otro: si te cierran un medio, ¿qué haces? ¡Creas otro medio! Porque si quieres contar tu visión, lo haces en todas partes y si eres famoso o tienes harto branding personal, te pueden aceptar en otro lado. El internet es grande si lo sabes usar. O vean ese episodio en que el Sr. Burns compra todos los medios de Springfield.

Y la conclusión que todos nos hacemos:

¿Valía la pena publicar el vídeo porno de una celebridad clase C para ganar visitas? No lo creo.
Esa debería haber sido la pregunta para la gente de Gawker, pero ahí están, con 140 millones de dólares menos y vendidos -la sacaron barata los locos-.

Vealo en Netflix y forme su propia opinión, lo escrito acá es una revisión de una persona particular. ¡Deje su comentario!

Facebook Comments